facebook_pixel
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta el uso de cookies.
OK
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta el uso de cookies.
OK

1952

Sastrería Belisario Cacheda

Avalado por una larga trayectoria familiar, de padre y abuelo sastre, el destino y futuro de Florentino Cacheda era casi inevitablemente, continuar la tradición de la sastrería. De este modo, en 1952, la familia ponía en conocimiento de sus clientes sus novedades en tejidos y calidades.

1958

Academia de corte Rocosa

Tras su educación en los colegios públicos de Lalín, su formación en el seno familiar, y su pasión por la moda, era inevitable que su educación continuase ligada al mundo del diseño. Florentino emprende su carrera en Barcelona. Allí permanece por espacio de 4 años donde compagina el trabajo en una fábrica de confección con la escuela de diseño. Esta dualidad, trabajo y estudios, le proporciona una formación completa que marcaría su trayectoria. Foto: Academia de Corte Rocosa, promoción de 1958.

1970

Florentino

La morriña y la fascinación que Lalín ejercía sobre el diseñador, le hacen fundar la empresa FLORENTINO en este lugar. En sus comienzos, en el año 1970, Florentino Cacheda invirtió en una fábrica de aproximadamente 1.700 m2 en lo que ahora es pleno centro de Lalín. En esta primera nave, se fabricaron prendas hasta 1987, empleando lo que para aquel entonces era un proceso industrial con maquinaria puntera.

1988

Florentino Cacheda, un ejemplo de trabajo y superación

Florentino se convierte en una figura fundamental del ámbito industrial y económico en Galicia, además de un referente en la moda internacional. Todo ello conseguido a través de su trabajo incansable, su amor por Galicia y su concepción de la moda como algo libre y en constante evolución.

Una moda inspirada en el "New look" de los 50

Florentino presenta en los desfiles de Luada su colección primavera/verano 1988, compuesta por tres líneas inspiradas en tres conceptos fundamentales: el "New Look" de los años 50, el look de balneario de los años 30, y el mar. Chaquetas en lana vieja, telas arrugadas, como decadentes, camisetas en colores pálidos y pantalones cortos confeccionados con plásticos de los que utilizan los marineros se combinan con sandalias y prendas de punto a rayas. Los tejidos adquieren gran importancia, con un acabado rústico, como sin terminar, pero muy trabajados.

1990

Llegan los 90's

En la temporada primavera/verano del año 1990, la compañía seguía llamándose Sui Géneris y en el catálogo de colección se presentaban prendas clásicas como trajes en tonos suaves y cálidos a la par que algunas de las tendencias del momento, con camisas llenas de colorido, lunares y estampados imposibles.

El buen gusto y la discreción se dan la mano

En la temporada otoño/invierno de 1990, la colección estaba pensada desde la añoranza por el buen gusto, la discreción de la elegancia y la obstinación por satisfacer la sensibilidad y la sofisticación del hombre de la época. En sus formas, se percibe el mejor espíritu de los años noventa, el sport urbano, cómodo y corto, y la tecnología en la sastrería que permite un buen resultado para el hombre exigente del momento.

1991

El look clásico se reinventa

Para la temporada primavera/verano 1991, Florentino presenta una colección elegante pero fresca, compuesta por trajes de cortes amplios (según el estilo imperante), tonos claros y estampados discretos como rayas o cuadros, combinados con otros más atrevidos, como las flores. La visión del uniforme del ejecutivo clásico se suaviza, restándole sofisticación con camisetas de algodón y camisas de manga corta.

La importancia de los complementos

Florentino, que por aquel entonces se hacía llamar Tino Cheda, presentaba para la temporada otoño/invierno 1991 una serie de prendas en las que predominaban los cortes amplios y los tejidos muy invernales, como la lana gruesa y el terciopelo. En cuanto a la gama de colores, destacaban los negros, grises y granates, con alguna concesión a tonos más llamativos, especialmente en los looks de gala. Los complementos, como fulares, pañuelos y bufandas, eran imprescindibles.

1992

La superposición es la clave

Para su colección de otoño/invierno 1992-93, el diseñador le da una vuelta de tuerca al look de perfecto gentleman introduciendo materiales más rústicos, como la lana gruesa, que salpica bufandas, cárdigans y jerséis de cuello vuelto. La superposición de prendas es la clave de unos looks que se abrigan con grandes americanas y chaquetones tres cuartos muy estructurados. En este catálogo, que tiene como localización la bella ciudad de Praga, los complementos, con un estilo muy británico, adquieren una gran presencia, poniendo la guinda final a todos los conjuntos.

Florentino se inspira en el sur

Para la primavera de 1992, la firma lalinense propone looks relajados, en tonos claros y en los que predominan tejidos ligeros y frescos, como el lino. Cárdigans y suéteres de punto dan el toque casual a trajes de cortes amplios pero menos rigurosos que en temporadas pasadas. Florentino se inspira en un hombre mediterráneo, que demuestra que el cosmopolitismo y la modernidad no están reñidos con la tradición.

1993

Florentino se traslada al trópico

En la temporada primavera/verano 1993, Florentino se traslada al trópico para ofrecernos una colección más sport y relajada que las anteriores, dominada por las americanas y los chaquetones tres cuartos que se mezclan con bermudas y camisas amplias de colores llamativos, como el amarillo, el caldera y el azulón. Tanto las prendas como la forma de llevarlas adquieren tintes exóticos, accesorizados con sombreros, cinturones de cuero trenzado y zapatos claros.

1994

Sensibilidad y música para ambientar una colección sobria

Para el catálogo otoño/invierno 1994, Florentino crea un ambiente de profunda sensibilidad. La música es tal vez la evolución más pura del sentir; Budapest, la ciudad donde la cultura nace con la música. Esta colección apuesta por un concepto de austeridad, a través del uso de tejidos envejecidos y armonías de colores sobrios. Un estilo que alcanza la elegancia tanto en lo estético como en la voluntad e inteligencia de quienes lo hacen singular.

La fusión entre la moda y el arte

La elegancia no nace en las formas, sino en la persona. Esta colección se presenta bajo la imagen de un hombre con personalidad propia, conocedor de todo aquello que refleja su carácter y define su elegancia. Una elegancia que se hace inconfundible, ya que jamás se separa de las actividades que llenan el tiempo de quien conoce el valor de las cosas auténticas. Florentino dibuja el perfil de este hombre, cuya autenticidad no se manifiesta en los aspectos que habitualmente se nos muestran, sino en los más cercanos a la cultura y a sus múltiples manifestaciones artísticas. El Arte Oriental es el marco donde se unen elegancia y cultura, utilizando sus ambientes más originales como escenario del catálogo y conociendo de forma directa el trabajo de alguno de sus creadores más destacados. Un arte rico en contenidos y en matices, como la colección de esta temporada primavera/verano 1994. Una moda que transforma la imagen, comúnmente estereotipada, del hombre contemporáneo, en una imagen nueva, la del hombre que desarrolla todas sus facetas y posee una mentalidad acorde con la realidad de nuestra época.

1995

Sicilia espléndida

La colección Florentino primavera/verano 1995 se llena de plenitud y vitalidad en los ambientes y paisajes de una Sicilia que representa la unión y el esplendor de la cultura griega y la romana, pilares fundamentales del mundo moderno, y que aún hoy se alzan majestuosos entre la tierra y el cielo del Mediterráneo.

New York, New York

En la temporada otoño/invierno 1995 Florentino se adentra en Nueva York entre las luces y las sombras, presentando un contraste de conceptos integrados en el entorno. Un entorno en movimiento constante, lleno de vida, de culturas y rascacielos, que esconden entre ellos sitios increíbles. Donde el hombre Florentino se encuentra en una búsqueda constante. Fruto de una exigencia profesional y superación, que se dan en un hombre de negocios con imponente presencia y perfecta elegancia. Donde encontramos una colección que plasma colores sobrios y oscuros, cortes rectos, diseños clásicos y confortables.

1996

“No sé lo que es aburrirse, disfruto con todas las cosas y con mi trabajo”

“Firmeza y constancia: Las claves del éxito”

Florentino es un trabajador persistente que se ha convertido en una pieza clave en la industria textil gallega. Ama su tierra natal y debido a ello rechazó oportunidades muy importantes como la de trabajar en Estados Unidos y montar una fábrica en la frontera misma con México, “si la empresa no estuviera en Lalín seguramente no existiría”, afirmaba Florentino en una entrevista para el diario “Faro de Vigo” en el año 1996. Para él una de las fuentes de inspiración y decisión es la calle y tiene claro cual es la mejor ciudad para palpar esas dosis de inspiración, “si tuviera que elegir una ciudad diría Florencia. Si algún día me fuera de Lalín, que no lo creo posible, me gustaría vivir en esta ciudad italiana llena de arte”, comentaba en la entrevista. La evolución y el crecimiento de la empresa se deben a trabajar duramente con la misma ilusión y frescura que cuando decidió empezar con el negocio.

Primavera / Verano

Armonía de estilos New Orleans, ciudad de música improvisada, sirvió como inspiración para una de las colecciones más cálidas y relajadas de Florentino, en el año 1996. En el corte de los trajes y los tonos de cada prenda se percibe la influencia del jazz, el rythm and blues y las referencias musicales de la época. Una apuesta por el estilo clásico, con gran armonía en los contrastes.

Primavera / Verano

Armonía de estilos New Orleans, ciudad de música improvisada, sirvió como inspiración para una de las colecciones más cálidas y relajadas de Florentino, en el año 1996. En el corte de los trajes y los tonos de cada prenda se percibe la influencia del jazz, el rythm and blues y las referencias musicales de la época. Una apuesta por el estilo clásico, con gran armonía en los contrastes.

1997

Juegos geométricos

En la temporada de otoño/invierno del 1997 hay un claro predominio de la sobriedad y los tonos oscuros. Las prendas transmiten una sensación de independencia y de diferencia. Los estampados geométricos son clave en esta época. Además, el minimalismo ensalza a la persona entre las luces y las sombras.

El equilibrio de los contrastes

La colección primavera/verano de 1997 supuso una alternativa moderna y llamativa, en contraste con las temporadas anteriores. El color se convierte en el foco de atención de cada prenda. Los tonos más oscuros y neutros se combinan con amarillos, verdes y azules muy vivos. Sin duda, una colección en la que el movimiento y las formas equilibradas pero rompedoras se alzan sobre los estilos más clásicos del pasado..

1998

Florentino, homenajeado por su labor como empresario

El lalinense Florentino Cacheda recibió el premio a La Voz del Año de la Empresa en un acto celebrado el 3 de abril de 1998. La entrega se realizó en una fiesta ciudadana a la que acudieron más de cien personas, representativas de los principales sectores de la zona. El encargado de presidir los actos fue el director de Publicaciones del Grupo Voz, José Luis Gómez, quien también entregó los homenajes correspondientes a los apartados de cultura, medioambiente, política, solidaridad y deporte.

El hábito viste la mente

El brillo y los tejidos satinados son el centro de atención de la colección primavera/verano del año 1998. En las prendas, que tienden a tonos suaves, a pesar de la amplia variedad de gamas y colores, se aprecia un estilo clásico y cómodo, pero sofisticado. Nos encontramos ante una colección que busca transmitir un estilo de vida, una actitud ante el día a día: la del valor, la fuerza y la elegancia.

Estilo urbano

La colección otoño/invierno de Florentino para el año 1998 aspira a vestir al hombre que busca la armonía entre comodidad y estilo, entre lo casual y lo formal. Se ofrece una revisión del working look en su versión más urbana, mediante abrigos y chaquetas oscuras, en contraste con camisas y complementos de color.

1999

El estilo Florentino conquista la prensa de moda

Desde que Florentino comenzó su inmersión en la industria, es habitual encontrar, en las páginas de las revistas de moda más populares en España, looks elaborados mediante prendas de sus colecciones. Aquí, en un especial de moda del año 1999, Florentino aporta un toque relajado pero elegante a los estilismos, siempre en su línea de tonos neutros, pero con una inclinación esta vez hacia el azul, más propio de la época estival.

El traje reinventado

La frescura, tanto en la selección de los tejidos como en las formas y contornos de cada prenda, es la palabra que mejor define la colección primavera/verano del año 1999. Chaquetas de corte estilo traje, pantalones amplios y camisas y jerseys de tonos neutros, son las prendas estrella de la temporadas. La gama de azules y grises predominan, especialmente en trajes y complementos.

Urbano y minimalista

Florentino viste al hombre de forma minimal, usando total looks con patrones sencillos. Es un estilo formado por líneas puras y sin adornos ni artificios. La moda de esta época está llena de pantalones y abrigos con un corte recto, mezclandolos con jerseys de cuello vuelto.

2000

Moda ligera

La colección primavera/verano del año 2000 incita a la reflexión y a la adopción de una actitud más pausada ante la llegada de un nuevo siglo. Los tejidos, mucho más ligeros que en colecciones anteriores, permiten crear looks que destacan por su frescura y ligereza.

Florentino conquista París

Florentino Cacheda presentó su colección otoño/invierno para el año 2000 en la Ciudad de la Luz, junto a otros diseñadores y empresarios gallegos de renombre, como Adolfo Domínguez o Kina Fernández. Florentino ha participado desde entonces en otras importantes ferias de moda, como Pitti o Eurostyle, consolidando así un proyecto de expansión internacional.

Clase y confort para el hombre del siglo XXI

Con la llegada del nuevo milenio, Florentino decide apostar por prendas de abrigo cómodas y de estilo relajado. Los jerseys de lana, los cuellos altos y los complementos –bufandas, gorros, relojes y cinturones – se convierten en el centro de atención de una colección otoño/invierno que, no obstante, resulta de lo más cálida.

2001

Eleganza en la costa

El ambiente desenfadado y fresco de los puertos italianos inspira la creación de esta nueva temporada. Las gamas de azules y grises, junto con los tejidos cómodos y ligeros, aportan el aspecto más casual, en contraposición con la colección más formal, donde abundan los trajes de corte tradicional y elegante.

Estilo todoterreno

La colección de Florentino para el otoño/invierno de 2001 se rinde ante los tonos oscuros y tejidos a prueba de agua. Prendas cómodas, elegantes y adaptables a cualquier ocasión, que permiten crear estilismos para ir al trabajo, pero también para un día al aire libre donde puede ocurrir cualquier cosa.

Florentino.com, moda para la red

En el año 2001, La Voz de Galicia se hizo eco de la recién inaugurada web de FLORENTINO, la cual definió como “vanguardista”, y alabó la forma en que trasladaba a la perfección el diseño y creatividad de la firma. La multiplicidad de idiomas de la página favoreció también su expansión internacional, además de resultar una apuesta innovadora en el panorama textil gallego.

2002

Florentino Cacheda, elegido “Gallego del mes de abril“ por su compromiso con Santiago de Compostela.

Florentino y su tienda de Compostela, pioneros en la industria textil El grupo Correo Gallego nombró al lalinense Florentino Cacheda “Gallego del mes de abril” en 2002, como homenaje a su trayectoria profesional y su compromiso con la ciudad de Santiago de Compostela, en la que esa misma semana inauguró un nuevo espacio de moda pionero en España. Esta emblemática tienda, situada en un edificio monumental de la zona vieja, se convirtió en un referente de modernidad y estilo, contando incluso con un salón para desfiles privados.

Moderno y urbano

La colección primavera/verano de Florentino en 2002 está concebida para el hombre urbano, moderno y adicto a las nuevas emociones. Estilismos cómodos, con predominio de camisas con rayas y cuadros, pantalones vaqueros y formas que tienden a holgadas.

Estilos antagónicos

Florentino lanzó, en el otoño/invierno del año 2002, dos colecciones muy diferentes pero complementarias: classic y casual. En la versión de Florentino más clásica, el protagonismo recae en los trajes y americanas, que tienden a los diseños en rayas anchas, así como los jerseys de cuello alto, generalmente en gamas de negro, azul y beige. En la colección casual encontramos tejidos más gruesos y cálidos, como panas o franelas, en piezas de estilo informal como chalecos de diario y chaquetas.

2003

Clase en la carretera

La colección otoño/invierno de 2003 se convierte en una fusión de estilos: elegancia y frescura, tradición y modernidad. Las prendas, en tonos oscuros, con tejidos donde abundan los tejanos y la pana, desprenden un cierto aire retro. Conjuntos que transmiten un estilo de vida Florentino único y renovado: el del hombre dispuesto a correr riesgos sin perder un ápice de elegancia.

Florentino, en movimiento

La primavera/verano de 2003 se vio alterada por espíritu urbano y dinámico. Pantalones y camisas con diseños geométricos, complementos y calzado coloridos y trajes de corte casual son las piezas estrella de una colección caracterizada por su frescura y movimiento.

Florentino Cacheda, el creador del “made in” Lalín del mundo de la moda

Florentino y su imperio a examen En junio de 2003, el popular diario El Correo Gallego publicó un extenso e interesante reportaje sobre la figura de Florentino Cacheda, analizando en detalle el éxito del hombre tras el imperio del sector textil, desde sus comienzos en la industria catalana hasta el legado que aspira a transmitir a sus dos hijos.

2004

La imagen de Santiago recorrerá el mundo en el catálogo de Florentino

Moda en el camino

En el año 2004, FLORENTINO ambientó su colección otoño-invierno en la capital gallega y diferentes lugares de la Ruta Jacobea. En este reportaje, realizado por El Correo Gallego, el diseñador lalinense explicó que el escenario elegido para exponer sus diseños era un homenaje a su tierra, un intento por reflejar la parte sentimental y mística del Camino de Santiago.

Carácter oriental

El ambiente exótico de la capital tailandesa impregna la colección primavera/verano del año 2004. El colorido y la frescura de Bangkok se perciben en cada prenda. Camisas y bermudas, con diseños más holgados y tejidos ligeros, contrastan con chaquetas y suéteres de corte más moderno y casual.

En el camino hacia la elegancia

Los lugares más emblemáticos de la Ruta Jacobea sirvieron como fuente de inspiración para FLORENTINO al crear su colección otoño/invierno de 2004. En este homenaje a la moda made in Galicia, nos encontramos con una colección liderada por tejanos, tweeds, camisas de colores y parkas. Prendas cómodas y versátiles que permiten enfrentarse a cualquier cambio meteorológico.

2005

Inclinación deportiva

Sin duda, la colección primavera/verano del año 2005 es la más deportiva hasta la fecha. Los tonos cálidos y fríos se unen en una amplia variedad de gamas: amarillos, verdes, azules y naranjas, colores intensos y festivos. El diseño de las prendas, incluso de los trajes más tradicionales, se ve claramente renovado y con tendencia a los tejidos frescos y con grabados geométrico

El nuevo casual

En contraste con la colección estival, la de otoño/invierno de 2005 nos presenta un estilo más oscuro de lo habitual. Tejidos sedosos y elegantes, como la pana o el terciopelo, para crear estilismos relajados pero con un toque de sofisticación aparentemente fortuito.

Una tarde a bordo del barco de moda

Moda en el camino

FLORENTINO participó en el año 2005 como patrocinador de uno de los aspirantes al podio del trofeo Presidente da Xunta de IMS 670. La embarcación Florentino pertenecía a Javier Puerta, el patrón del barco de moda, quien lideró a una tripulación amateur que logró alzarse ganadora finalmente en Baiona a principios de noviembre de ese mismo año.

2006

El nuevo navy

La fusión entre el espíritu deportivo y juvenil de los polos, bermudas y chaquetas y los aires retro y sofisticados de las camisas y trajes inspiran la colección primavera/verano del año 2006. Tanto la colección más casual como la formal desprenden un estilo vibrante caracterizado por el colorido y la personalidad.

Sofisticada calidez

En la colección otoño/invierno del año 2006, la prenda exterior se convierte en el centro de la atención. Americanas, parkas y abrigos en tonos oscuros, desde marrones a grises y negros, elaboradas con tejidos sobrios y tradicionales, dan como resultado estilismos que aportan calidez y confort al hombre moderno.

Florentino diseña la nueva indumentaria del equipo celeste

Moda en el camino

En el año 2006, sFLORENTINO fue encargado de diseñar y elaborar los trajes del equipo Real Club Celta. Florentino Cacheda se desplazó hasta Vigo, en compañía de un ayudante, para tomar las medidas a los futbolistas y el personal del club. Todos los miembros del equipo celeste se mostraron felices con el resultado y exhibieron con orgullo los trajes confeccionado por FLORENTINO.

2007

Sencillez y carácter

En la colección primavera/verano de FLORENTINO del año 2007 nos encontramos con prendas llenas de frescura, sencillez y naturalidad. Las formas de los trajes ligeramente más ajustadas que en temporadas anteriores, centran la atención en el color, donde destacan las suaves gamas de beige, gris y azul.

Sobriedad en negro

En la colección primavera/verano de FLORENTINO del año 2007 nos encontramos con prendas llenas de frescura, sencillez y naturalidad. Las formas de los trajes ligeramente más ajustadas que en temporadas anteriores, centran la atención en el color, donde destacan las suaves gamas de beige, gris y azul.

Si algo he conseguido es que lo demás vean en mí la persona que soy - Florentino Cacheda

Moda en el camino

Año de grandes éxitos donde Florentino fue el encargado de confeccionar el equipamiento de calle de equipos de fútbol como el Real Club Celta o la Unión Deportiva Almería, o de vestir al bailarín de la Ópera de París, José Martínez. Un año donde pudimos ver la faceta más íntima del empresario y diseñador en una interesante entrevista realizada por el querido Enrique Beotas, donde nos contó desde sus intereses y aficiones a recuerdos, sueños y deseos para el futuro. Un retrato completo y original de la personalidad del fundador de una de las firmas masculinas de mayor renombre nacional.

Tu Cesta

Preloader Cargando...

Tu cesta está vacía